La mejor estrategia aparece cuando los datos se combinan

Como decimos a menudo, los datos por sí solos no pueden aportar mucho a tu estrategia de negocios. Todas las empresas tienen millones de datos y eso no garantiza que dispongan del conocimiento necesario para llevar a cabo una gestión acertada. Hablando metafóricamente, hay que saber cuestionar a los datos para que nos cuenten la información oportuna. Y para ese cuestionamiento, necesitamos que se agrupen y combinen dinámicamente.

Datos aislados presentados en un tablero nos dirán poco o nada, aunque la herramienta que estemos usando sea excelente. Por eso, para que un tablero de comando pueda respaldar eficientemente la toma de decisiones, debe combinar varios conjuntos de datos y, muchas veces, tomados de distintas fuentes.

Un ejemplo claro

Resulta muy útil vincular datos de ventas (provenientes del sistema de facturación en cada punto de ventas), con datos de satisfacción de clientes (originados de las redes sociales), con datos de frecuencia de compra y de gestión comercial (residentes en un CRM).

Una vez combinados, ya no son datos al azar, sino que funcionan a modo de respuestas. Contar con esta información integrada y visible en un panel permite detectar la vinculación de  causas y efectos, entender la correlación de una variable con otra, detectar tendencias y efectuar comparaciones de diferentes períodos y escenarios para obtener conclusiones valiosas.

En el ejemplo anterior, los índices de satisfacción de los clientes, impactarán en el nivel de ventas actual y futuro, la activación comercial se verá reflejada en la frecuencia de compra, y podríamos seguir enumerando indicadores.

¿Una única fuente de datos?

Contar con todos los datos alojados en un único almacenamiento sería lo más sencillo, pero sabemos de las dificultades para lograrlo cuando en el día a día aparecen nuevas fuentes de datos y se requieren distintos sistemas para la gestión de diferentes procesos.

En este aspecto, una solución integral de procesamiento de datos puede conectarse a las diferentes fuentes y archivos, extraerlos automáticamente, y de allí pasar a su preparación, transformación  y limpieza. ¿Para qué? Nada menos que para poderlos combinar y presentar de forma rápida, segura y confiable.

Aquí tenemos un nuevo ejemplo de visualización de datos combinados:

La posibilidad de combinar distintos conjuntos de datos para tener una visión de 360 ° de cualquier variable o proceso del negocio, permite ampliar el enfoque, enriquecer el análisis y optimizar el proceso de toma de decisiones.

Las organizaciones que usan Visionaris Suite BI pueden combinar datos provenientes de sistemas ERP, CRM, ECR, POS, accediendo a bases de datos, archivos web, archivos Excel, u otras fuentes, para lograr completas visualizaciones que se actualizan automáticamente, facilitando el acceso a la información núcleo, tan necesaria y a menudo tan escasa.

También podés estar interesado en…